jueves, marzo 13, 2008

Programadores programados

Richard Bandler y John Grinder elaboraron a principios de los años 60 del siglo pasado un sencillo método psicológico, a partir de un popurrí tomado de distintas corrientes de la época, al que denominaron Programación Neurolingüística (PNL). En los últimos años han prosperado en el mundo de la empresa una figura, denominada coacher, que hace uso de las técnicas de la PNL para motivar, dar seguridad y orientar a ejecutivos. Con la PNL se pretende, básicamente, desviar la mente del cliente de distintas maneras de sus preocupaciones, por un lado, y ayudarle por otro a reconfigurar su comportamiento y sus ideas sobre las cosas para ser más eficaz en sus gestiones. Es un enfoque totalmente práctico, de ahí su denominación. El cerebro no es programable, desde luego. Pero esta peculiar forma de lavarlo, esta pretensión de reordenar el cableado del cerebro para hacer más eficiente a la mente en la resolución de problemas complejos, tiene su éxito. Algunos coacher, me dice Luis, se han convertido en un referente para sus "pacientes". Ejecutivos desvalidos buscan el consejo de sus sabios entrenadores, acaso viéndole como los psicoanalizados al psicoanalista, como un gran padre omnisciente. Así el coacher se convierte en un divo, y la dependencia resulta ser, al menos en apariencia, mutuamente beneficiosa.

En las crisis económicas lo primero que se va a la mierda son las consultoras y todas esas empresillas que viven de la abundancia chupando gotitas de sangre del gran caudal del intercambio dinámico de la economía. Ofrecen proyectos, ideas, palabras, de los cuales son útiles bien pocos y necesarios casi ninguno. La legión de coachers que motiva y ayuda a los ejecutivos es superflua. Las técnicas de la PNL son algo, en su esencia, más bien rudimentario, que cualquiera con un poco de inventiva puede desarrollar y cuya efectividad requiere también algo de credulidad por parte de aquel a quien se le aplican.

Tenemos, desde nuestros orígenes de cazadores-recolectores, facilidad para dar consejos gratuitos y para acoger alegremente los que nos dan. Si a esto se le pone un nombre que suene a ciencia y lo realiza alguien con un traje, correcta expresión, palabras serenas y voz engolada, y se hace en un entorno de procesamiento de recursos y poder, quizás tengamos un coacher, o algo parecido.

Pero el mejor coacher es este que me manda Luis, el que trata de pasar la prueba de Turing, el coacher virtual.

¿No es entrañable este muñecote robótico que nos vende sus consejos para hacernos mejores y más felices?. Reconozco que no lo he probado. No sé si cobrará por sus servicios, aunque imagino que sí. Aunque dudo seriamente que pase la prueba de Turing, no es precisa mucha inteligencia para camelar a quien crea que un programilla cutre le puede aconsejar. Esto sí es programación neurolingüística y lo demás son tonterías.

16 comentarios:

Astur-Leones dijo...

Yo es que no voy a ningún sitio sin mi "personal-life-coach", y en la empresa, jamás tomamos una decisión importante sin unas sesiones de "easycoaching hypnose", tras las cuales nos sometemos a "mediation".
Además, pra cuando llegue la crisis, mi asistente está haciendo un curso de "leader motivator" y sacando el diploma de "rebirthing therapies".

Manda ...

Germánico dijo...

Sin duda eres un afortunado, Luis. Yo no tengo a nadie que me asesore, y voy de fracaso en fracaso.....

Además, ¡qué bien se debe pasar en esas sesiones!.

Ijon Tichy dijo...

Lo del "robocoach" suena como los personajes de Futurama.

Entre sus muchas virtudes anuncia que "solo" cuesta 5 eurillos.

"Money for nothing" se llama eso.

Caramba astur-leonés, menuda empresa fashion. Jejeje, igual entre sesión y sesión de vez en cuando os queda un huequecillo para trabajar.

Germánico dijo...

Para trabajar hace falta estar muy muy entrenado. Hacen falta lo menos 5 largos años de durísimo entrenamiento con un coacher de primera.

Astur-Leones dijo...

Os dais cuenta? mirad que diez minutos de sonrisas hemos disfrutado y ninguno de los tres hemos pedido 5 euros :P

Porque la sonrisa es terapéutica! no olvidemos :D

PD: trabajar??? eso que és? voy a preguntarle al coach ...

Germánico dijo...

¡¡No vayas!! ¡¡No vayas!!....no vaya a ser que te diga lo que es ESO y no puedas conciliar el sueño esta noche.

Astur-Leones dijo...

... me dice el coach que acabo de tirar 5 euros por la ventana ...

Astur-Leones dijo...

Venga, un abrazo a los dos, que me voy a la "session" de "brain massage" :DDD

Germánico dijo...

Que disfrutes. Yo voy a ver si hago como que trabajo un ratillo.

Carlos Paredes Leví dijo...

Leo su texto y me acuerdo de Valdano,que habla de estructurar las empresas como si fueran equipos de f�tbol. En fin, s�lo me queda un recuso ante tal despilfarro de estupidez: la risa, as� que, presto, corro a poner un dvd de los Hermanos Marx y tumbarme en el sof�.
Un saludo, Maestro.

Germánico dijo...

La mejor terapia suele ser esa, reírse.

Gran misterio a la par que gran divertimento y gran evasión eso de la risa.

La Mamba dijo...

Germánico, está claro que pensando un poco y con una mínima inventiva se pueden desarrollar muchas cosas de las que nos ofrecen empresas de servicios. El problema está precisamente en eso. La gente cada vez piensa menos, inventa menos y desarrolla menos. Nos metemos en una rutina laboral ( y personal) que nos hace anquilosarnos y no ver más allá de nuestros papeles de encima de la mesa.

Entonces recurrimos a servicios externalizados y, como bien dices tu, siempre creemos más a los de fuera que a los de dentro. Si no piensa en que tus padres te pueden dar un consejo, pero si esa misma frase te la dice uno de fuera de tu entorno y encima en un medio mediático, la crees a pies juntillas.

Piensa también que todo el mundo sabe ( o debe saber) hacer un pollo asado, pero ¿ quién no lo ha comprado ya hecho?.

Germánico dijo...

A mi la externalización me parece bien, Mamba, la veo como una profundización de la división del trabajo. Pero esto del coacher me parece que tiene más de humo que de otra cosa. Quizás me equivoque. De todas formas mientras haya quien crea en su utilidad y lo pague....yo prefiero un pollo asado a domicilio.

Anónimo dijo...

Primeramente, el cerebro no es programable, pero la mente si y eso no es lavarlo. Segundo, en ningun momento se trata de reordenar el complejo componentes y ramificasiones del cual el cerebro se compone. Tercero, que yo sepa ninguno de mis clientes-pacientes regresan a otra seción por lo mismo, o sea no es como la Psicología ni la Psiquiatria. Conozco personas que tienen años asistiendo a sus consultas y en varias ocasiones les he ofrecido mis servicios sin cobrarles un centavo, pero que me responden "Ud. no es Doctor y solo mi Doctor es el que me ayuda". Ahora si eso pasa con alguien que dice que es Programador, tengan por seguro que es un chantajista, o simplemente un tecnologo en P.N.L. y no un Programador Neuro Linguista. Lo primero que nos dijo el director de la escuela donde me gradué, "Si leyeron bien la teoría (siii)bien, ahora olvidense todo lo que leyeron por que no sirve" y el tuvo razón, porque la P.N.L. se la crea con lo que está sucediendo en el momento, nunca se la hace a base de teorias. Por último, si fuera tan fácil, como emplear palabras serenas,voz engolada, y ademas tener los recursos necesarios, cualquiera podría ser un Programador, pero no es así, en mi caso a veces he tenido que atender en la calle con un tráfico del diablo, bulla y todo y sin embargo he tenido exito, no tengo una voz que atrape, y peor mi cara que parece que estuviera de mal genio. !AH! se me estaba olvidando Richard Bandler y John Grinder no empesaron en los años 60, fue en los 70. Por favor en aras del conocimiento no se resientan.

Germánico dijo...

Querido anónimo ¿eres programador neuro-lingüístico? ¡Dios pille confesadas a tus víctimas!

Anónimo dijo...

Para Germánico.
Si soy Programador y muy bueno, hasta aqui no me ha salido algo que me haga detener, además las personas a las que he ayudado y en la gran mayoría no he cobrado un centavo, aunque he invertido miles de dólares en mi educación, por lo tanto no son víctimas como los llamas. Me parece que estás mal asesorado, o posiblemente te has topado con charlatanes, que es la razón muy posible de que te expreses de esa forma de la P.N.L. Cuando yo ingresé, empezamos 116 y al año ya quedamos solo 15 y de los 15 en los últimos 3 meses solo terminamos 5 de los cuales solo dos, claro que desde el punto de vista del director, estamos hechos para programar. Pero, !Sorpresa! El segundo un día me dijo que la P.N.L. no funciona y que daba por terminada la sociedad, que un día me ofreció sin que yo lo dijera. El tiempo pasó y un día le pregunté, ¿Por qué decía que la P.N.L. no funciona? Él como gran cosa me dio una respuesta tonta "Yo quise que mi novia cambie en bien por mi y que no se burle, pero no funcionó" fue su respuesta, pero el se olvidó de lo que dijo el director, y eso era que no usaramos la teoría y lamentablemente eso fue lo que hizo mi tonto amigo. El resultado de eso es que su novia se fue y el terminó como fanático evangélico.
Otra cosa, para un Programador, el peor error que puede cometer es querer cambiar al mundo, el que termina cambiado es él y nadie más. Y por último, un Programador no puede meterse a querer ayudar, a menos que se lo pidan y peor si es su família, es preferible que vaya donde otro, claro que si confian en usted es otra cosa. Se me escapaba, un Programador no necesita saber los detalles del problema que le atormenta al paciente, porque hay la probabilidad de que sea un secreto que no quiere que nadie se entere y mucho peor un desconocido, por lo tanto eso queda con él, claro que despues de que termine con el cambio, poco a poco se irá olvidando de lo que pasó, !Ojo! que eso ya no regresa nunca más. una ves atendí un caso de violación de 44 años de antiguedad, todo lo que sucedió en 6 horas, que fue el tiempo del cambio, fue digno de una película, aunque admito, casi renuncio, por lo traumatizante de la situación, la cual no le cobre un centavo a la "victima" Ahora, ella ya ni se acuerda de lo que sucedió. No sigo porque es muy extenso la P.N.L.