miércoles, marzo 19, 2008

Carpe Diem


Visto en Neuroeconomía.

9 comentarios:

ElJinetePalido dijo...

¿¡Neuroeconomía¡? ¡ein¡

Ijon Tichy dijo...

Muy interesante la asociación del concepto de "coste de oportunidad" genuinamente económico, con el libre albedrío y aquello de "arrepentirse de lo que no has hecho".

En el Análisis de Inversiones, la valoración del coste de oportunidad es un asunto peliagudo (e inevitablemente subjetivo). Es curioso el punto de vista citado para asociarlo a la Toma de Decisiones.

Eso sí, una vez más, el problema de las malas traducciones. "Miserable" debe entenderse como "triste" o "tristeza" no como "miserable".

Germánico dijo...

jejejeje sí Jinete, Neuroeconomía, con todas las letras. No te dejes llevar por el primer impulso, piensa en ello y verás que tiene su sentido.

A mi, Ijon, me gusta de la viñeta lo bien que refleja no tanto el coste de oportunidad del personaje, es decir, lo que se está perdiendo por hacer lo que hace en un determinado momento, como la mente proyectiva del hombre, que siempre apunta a lo que uno va a hacer después. De ahí que haya titulado este breve post Carpe Diem. Estamos obsesionados con disfrutar el presente, con hacer caso a la máxima de Horacio, pero tenemos muy habitualmente la mente en otras cosas. Nuestro cerebro no descansa ni cuando dormimos, siempre maquinando. Es el Nirvana imposible.

Sinblancaporelmundo dijo...

A mí me pasa lo mismo, no voy a decir en cuál de las viñetas.

Germánico dijo...

Si vas sin blanca por el mundo quizás la tercera,....

Juan Pablo dijo...

2!

Germánico dijo...

¿La segunda, Juan Pablo?....

¿no serás un ob(sexo) de esos?

Cuando uno ve entrando la pelotita en el agujero es casi inevitable.....

Juan Pablo dijo...

Claro, sea cual sea la opción uno puede ser considerado así. El punto es estar feliz con lo que hace/tiene...


O no.

Germánico dijo...

Yo empiezo a pensar que la clave es tener un objetivo general al que entregarse y, con la mirada puesta siempre en el futuro, ir haciendo camino e, inopinadamente, siendo feliz.