miércoles, abril 04, 2007

¡Infelices Pascuas!

Creo que voy a hacer todo lo posible por amargarme este fin de semana laaaaaaargo, como homenaje a Paul Watzlawick.

¡Que ustedes lo pasen muy mal!, o, como por lo visto dicen en el Teatro para desear suerte a quien salta a la escena: ¡mucha mierda!.

Y recuerden: a la felicidad no se accede por caminos anchos y despejados de obstáculos.

La Biblia dice: "ganarás el pan con el sudor de tu frente". Lo que no aclara es que es el pan de la felicidad, el único que alimenta nuestras almas hambrientas de absoluto.

Jesús se crucificó en estas fechas tan señaladas por todos nosotros, ayudado por los judíos y los romanos ....y resucitó al tercer día según las escrituras. Murió para nacer a la vida eterna. La pasión precedió al ascenso a los cielos. Nosotros, más prosaicos, tenemos que pasar pequeñas penalidades para acceder al placer. Como dice mi padre: "no hay mayor placer que dejar de sentir un dolor de muelas".

Marco con "cruces" el calvario de días que me queda para superar los 33 años malditos de la muerte de Jesús y de la muerte de Alejandro Magno, arquetipos del Profeta y del Guerrero. Jesús fue el mayor conquistador de espíritus, Alejandro de territorios. Jesús destruyó los ídolos, Alejandro cortó el nudo gordiano. Jesús murió violentamente en la cruz después de una vida de paz, Alejandro murió de enfermedad o envenenamiento en la cama, después de una vida de guerra. Jesús sirvió para unir la tradición judía y la grecolatina, Alejandro unió los siempre opuestos occidente y oriente. Murieron jóvenes pero su obra perduró.

Dolor y lucha, Jesús y Alejandro, Watzlawick y el arte de amargarse la vida para ser feliz, o para reírse amargamente de quienes intentan en vano serlo.

23 comentarios:

Germánico dijo...

Que no se esfuerce ningún apasionado de la historia. No pienso debatir sobre si Alejandro murió con 32, 33 o con 32 casi a punro de cumplir 33. Para mi lo hizo con 33, aunque supongo que es difícil precisarlo con exactitud. Tampoco se sabe la edad a la que Cristo fue crucificado (ni otros tantos detalles relevantes de la vida de ambos personajes, sobre los que se especula).

La comparación justifica que los ponga juntos en estas fechas, así como los paralelos y los opuestos que representa esta comparación.

Ambos representan una mágica fusión de opuestos.

Carlos Paredes Leví dijo...

A pesar de lo conocidos que son sus nombres, hay muchos enigmas de sus biografías que resultan muy atractivos y que siempre suscitarán la polémica.
Relacionado con ello, te comento que yo pensaba que Alejandro había muerto de una borrachera...¿escuchaste algo al respecto?

Ijon Tichy dijo...

Ejem, pues no es por hacer de plañidera, pero aquí entre nosotros contaré que en un rato debo atender a un hacendoso rumano con el que contactó mi pareja para "a ver si aprovechando que estamos en casa estas fiestas, nos puede pintar entre el jueves y el viernes el techo de la cocina, que desde que nos cambiaron la caldera, no me gusta como quedó...y ya de paso el recibidor, alguna pared..."

Además, el lunes tocó visita al Ikea para hacer acopio de algún toallero, cuadro, armarito, etc., que podré colocar "aprovechando que estamos en casa estos días de fiesta".

Vamos, que al tal Watzlawick le daba yo sopa con honda.

Por otra parte, Germánico, ¿como que "33 años malditos"?

En tiempos de los ilustres que citas, pase, pero ¿hoy día? !A esa edad estás en la flor de la vida!

Germánico dijo...

No había leído u oído nada sobre una muerte etílica de Alejandro, Carlos. No lo veo inverosímil porque se cogía sus buenas borracheras. Si no murió en una lo que es seguro es que mató a algún gran amigo en otra.

Ijon, no te puedes quejar, te espera una Semana Santa de "Pasión". Sonríe al portar la cruz.

La maldición de los 33 años es por su valor simbólico para mi, pero también porque a fuerza de maldecirlos quizá florezca esa flor de la que hablas...¡benditos sean!.

Peor es el caso de De la Vogue, a quien cabe desear, si uno le desea bien, que llegue a vivir con buena salud tantos años como aparenta.

Lebeche dijo...

Ijon: Ese tipo de "vacaciones" son como las famosas Vacaciones santillana. Así no pierdes fondo.

Hermánico: Te pasé el mail sobre las coincidencias entre kennedy y Lincoln o me lo pasaste tú a mí?. Es que tengo fatal la cabeza. Me imagino que lo habrás leído, si no... me lo haces saber.

Feliz puente, incluso, sin acritud, más bien con cierta solidaridad, a Ijon

Germánico dijo...

Te lo pasé yo Alzheirmano mío. Es curioso, si todos los datos son correctos. Hasta donde yo puedo saber, a bote pronto y sin meterme en análisis, lo son.

Ijon Tichy dijo...

Se agradece la solidaridad. Desde luego, toda una semana de Pasión.

Uno diría aquello de "aparta de mi este cáliz", pero, total, ya sé que no se hará mi voluntad sino la Suya.

Jeje, que bueno lo de Dª Vogue. Me lo apunto.

Mavi dijo...

Pues yo no alcanzaré la Gloria porque confío, y doy fe de que voy a hacer todo lo que esté en mi mano para consguirlo, en pasarlo bien esta semana.

Ijón, no sé qué decirte, ánimo, te estaremos apoyando en la distancia.

Germánico o Lebeche, podríais pasarme ese mail del que habláis, parece interesante, gracias!!

Germánico dijo...

Recuerda Mavi que, como comentábamos en el blog de Lebeche, salir de viaje sola puede ser toda una experiencia.....

El correo tendrá que mandártelo él, porque yo hace tiempo que no tengo el archivo.

Ijon Tichy dijo...

Bueno, pues que ustedes lo pasen bien (o mal, pero a gusto). Me voy a la cita con el pintor.

Cuidadín con los excesos. Especialmente los(as) amantes de ver amanecer sin madrugar.

Mavi dijo...

Viaje lo que se dice viaje no voy a hacer. Volveré a casa durante estos días con la familia y los viejos amigos.

Y sí, Ijon, tendré cuidadín, que los años ya se van notando en la capacidad de recuperación de los días posteriores, pero algún exceso ya anticipo que me permitiré jajaja.

Besos!!

pietrapómez dijo...

Ijon: fuerza y sobre todo, paciencia....mucha paciencia. A mí también me pintaron la casa en "un par de días" y el muy cabrón, no se molestó ni en pintar detrás de los armarios (sí, qué pasa? y si un día los quiero cambiar de sitio???). jejeje...en cuanto a Germánico...disfruta de la mística edad hacia la que yo me precipito el próximo octubre!!

Carlos Paredes Leví dijo...

Mavi va a hacerse un via crucis de bares e Ijon se va a meter de lleno en tareas de bricolaje...
¡Pandilla de ateos¡¡¡

la doberman dijo...

yo soy como el "pringao" que visita la casa de Lebeche. Siempre a destiempo pero hoy he cogido ritmo.

Mavi: estoy contigo, mi edad la mido por el tiempo de más que tardo en recuperarme de algún desfase. Actualmente estoy en una semana (uf estoy mayor)

Pietra: cuidado que vas por el mismo camino. En octubre me igualas. ¡Ah no, que a mi en septiempre me toca también¡.

Ateos? pero que decis, si vais a hacer penitencia (por lo de la pintura mas que nada)

Germanico, es la primera vez (chispas) para mi en tu blog.

Peggy dijo...

lo del dolor de muelas es veridico , yo que los sufro este año , le aseguro que su ausencia es la gloria .Analizaste dos figuras muy importantes , Quizas la de jesucristo es crucial para nuestra cultura , aunque historicamente , no hay testimonios , su mensaje si es importante .

Buenas vacaciones .yo me quedare por los madriles , disfrutando de la ciudad vacia :)

Carlos Paredes Leví dijo...

Vengo de su casa, Rubia, y me la encuentro también aquí. Parece que, como San Martín de Porres, posee usted el don de la ubicuidad.
Yo, también anclado en Madrid, y como nadie me ofreció contemplar una procesión desde un balcón bien situado tomando una copa de Oporto vintage o al menos un albarinho acompañado de unas croquetitas de bacalao, me paso por los blogs amigos.
Como en éste no han actualizado y lo expuesto ya lo leí y releí, me retiro, no sea que aprovechando la euforia religiosa, les de por linchar a un judío.
Saludos y que lo pasen bien. Yo, me voy a servir un Oporto... antes de esconderme.

Juan Pablo dijo...

Amigos, con 33 años y a tan sólo una semana de pasar la barrera de la inmortalidad, les mando a todos mi más sinceras Bendiciones Pascuales. Que Dios los bendiga, lo digo de corazón.
Un abrazo fuerte!

Germánico dijo...

Hola amigos,

Saco un hueco de mi apretada agenda de cama-baño-sillón. Bueno, más que apretada agenda lo que tengo apretada es la venda, pues el Jueves santo lo empecé con mal pie. No tengo cruz pero he encontrado un bastón de madera de esos que acaban en una dura punta de hierro, que se usan para largas caminatas de montaña, para voluntarios ascensos a elevados calvarios. Lo pongo del revés para no rallar el suelo mientras me apoyo en él. Camino arrastrando el pie herido en forma de huevo (de avestruz, ya sabéis, ese ave que no puede volar por su gran tamaño). No soy Ronaldiño, pues cuando piso el balón para hacer un regate caigo sobre mi pie derecho con todo el peso de mi cuerpo.

Aquí estoy, alternando mi postración con un caminar doloroso. Menos mal que existen los libros.

Sigo mi Semana de Pasión, que creo se prolongará -a tenor de lo que dijo el antipático traumatólogo de urgencias- al menos 10 días.

Ay.....

Disculpa si no me levanto para recibirte, Doberman, pero es que estoy pasando por mi primera semana de Pasión (chispas) por una lesión en el pie derecho.

Saludos buena gente.

Carlos Paredes Leví dijo...

Es que a ciertas edades hay que eludir los virtuosismos de añoradas habilidades futboleras (si es que se tuvieron alguna vez).
Ahora, te puedes ver las procesiones por tv y tomarte unas copitas de Rioja.
Un saludo y que tu Pasión vaya en otra dirección.

Germánico dijo...

No, no se tuvieron nunca esas habilidades, siempre fui malo al fútbol. Me ponían de defensa por ponerme en algún lado.

Las procesiones me aburren infinitamente, no vi ninguna. Prefiero las copitas de rioja a secas, aunque últimamente ni siquiera, que ando abstemio.

Voy a ver si me paso por tu blog otra vez y dejo un comentario a tu gravitación hacia la locura, que antes había algo en algún lado de la red que me impedía publicar nada (de hecho el post de arriba me lo publicó mi hermánico).

Ijon Tichy dijo...

¿Esguince de tobillo?

Si es así, y es el primero, sin ánimo de ser agorero te diré que lo malo no son los 10 días sino la alta probabilidad de repetición. Así que paciencia y a curarlo bien.

Lo dice un multireincidente.

Germánico dijo...

El caso es que lo que se me puso como un huevo no fue el tobillo (ni morado, ni de ninguna forma), sino el empeine del pie. No sé que denominación tendrá eso porque el traumatólogo que me atendió no fue muy explícito, pero tiene una pinta de ir a repetirse que acojona....

Ijon Tichy dijo...

Supongo que será el empeine, pero cerca del tobillo. Según me dijeron en alguna ocasión el ligamento está formado por multitud de fibras y según como sea la torcedura el estiramiento sin rotura (o sea, el esguince) afectará más a unas o a otras. En fin, suerte.