lunes, abril 28, 2008

Nostalgia perversa

Era un hombre maduro, muy atractivo. No le decía nada a su madre porque, desde que el padre las abandonó, siendo ella pequeña, se había vuelto muy suspicaz con los machos. Desconfiaba de cualquier chico que le presentase o con el que la viese. Fue quizás esto lo que le llevó, además de a la ocultación de sus relaciones, a la elección de señores ya mayores. Creía que en un tipo con canas, tripita y una dilatada experiencia vital encontraría algo más de sentido de la responsabilidad que en cualquiera de sus hasta entonces jóvenes amantes. Quizás, le decía una amiga con gusto por el psicoanálisis, buscaba un padre sustitutivo.

Estaban ambos tumbados en la cama de aquel hotel ya familiar, de aquella habitación que era su pequeño hogar furtivo, cuando, entre calada y calada de un cigarro negro él pronunció la frase que la llevó de la dicha al suicidio:

-“Marta, Marta.....¡cómo te pareces a tu madre cuando tenía tu edad!”.
Por desgracia su madre, en un ataque de ira iconoclasta, había roto todas las imágenes de aquel demonio.

12 comentarios:

eljinetepalido dijo...

Me ha recordado a "HErida", aquella película en la que J. Irons se líaba brutalmente con la novía de su hijo. Aunque no la recuerdo muy bien, mantengo una grata opinión de aquel triangulo.

Aunque en tu relato hay incesto, suicidio,..., todavía más truculento. ¿has probado a hacer un guión?

Germánico dijo...

Herida es muy muy fuerte. Recuerdo que me gustó y desagradó a un tiempo. La belleza del drama griego, supongo.

¿Un guión?...pues no, ni se me había ocurrido.

eljinetepalido dijo...

Para historia fuerte, pero tremebunda de fuerte, lo de Austria, el tal Fritzl. Estoy imprimiendo artículos para leerlos más tranquilo esta noche en el sofá mientras mi mujer ve el CSI.

Carlos Paredes Leví dijo...

Me gusta mucho esta faceta suya de eficaz narrador de ficciones.
Tengo que confesarle que apenas leída la primera frase me entró cierta aprensión, dado que por la descripción podría ser yo mismo....
Un saludo, Maestro.

Germánico dijo...

Miras a la pantalla, un cadáver sobre una mesa siendo diseccionado y Grisom diciéndole al médico una frase de algún clásico, luego vuelves la vista al artículo y te recreas en la macabra historia del violador incestuoso. ¿Pero es que no tienes bastante con las monstruosidades que ves en tu trabajo, Jinete?...jejejee

Confieso que el austriaco ese me inspiró esta historia, si bien mi protagonista tiene una perversidad claramente distinta.

Carlos, hombre, tú no eres tan "maduro" como el cabrón de la historia. Aún puedes presumir de juventud. Además no te imagino perpetrando una barrabasada de esas más que por puro juego mental....como yo he hecho, con mayor o menor eficacia.

Mavi dijo...

Ay Dios!!!!!

(y ya no digo más)

La Mamba dijo...

Vaya tela comos se dice por aquí.

Yo por un momento me he sentido un poco identificada con eso de la barriguita, el mítico hotel refugio de los amantes furtivos y el buscar a alguien más maduro que tú. Pero claro el final no me encaja.

Germánico tu vena dramática-retorcida no tiene fin.

Germánico dijo...

Me temo que Dios, Mavi, estuvo ausente en este drama. Y no digo nada más.

Maaaamba, ¿te diste cuenta cómo la madre, con sus pasiones, llevó a la hija a entregarse en los brazos del perverso e incestuoso amante?.

Si no hubiera roto las fotos, si no hubiera sido tan suspicaz con las relaciones de la hija.

Algún psikólogo-loko seguro que la culparía a ella....¡pobre víctima!.

La Mamba dijo...

No si la culpa siempre es de la madre.
Cuando es claramente la víctima. Imagínate cuando se entere de esto. Se va a volver loca. Seguro que acaba matando al menda-lerenda con un hacha y encima la encerrarán. Los medios de comunicación la tacharán como loca y asesina y a la cárcel. Aquí se acabrán las esperanzas de futura de la niña, que acabará alcohólica mínimo.
Vaya drama que has montado Ger.

Germánico dijo...

Mi drama no estuvo mal, ¡pero anda que tu continuación!.

La Mamba dijo...

Es que me inspiras. Me he dejado llevar, pero seguro que acabaría así.

Ijon Tichy dijo...

Para variar la tónica general del hilo voy a poner un viejo chiste tabernario que viene bastante al caso:

El Lobo sale al paso de Caperucita y:

Lobo: "Caperucita, ¿te vienes detrás de los arbustos?"

Caperucita: "A mi mamá no le va a gustar"

Lobo: "A tu mamá le encantó".

Pd. "Herida" no me gustó nada. Claro que pudo ser porque me resultan estomagantes tanto Jeremy Irons como Juliette Binoche. Louis Malle ya resultó altamente escandaloso en los 70 con una peli donde trataba el tema del incesto "El soplo al corazón". A mí me impresionó "Fuego Fatuo", que viene a ser una apología del suicidio.