lunes, marzo 19, 2007

Crónica de una matanza anunciada

Del 11 al 14 de Marzo (sin orden ni concierto)

Llevaba pocos días escuchando al contundente y polémico Federico en mi coche, en esas mañanas de sueño y tedio. Para mi había sido todo un descubrimiento. Un "locutor" de culta locuacidad, un sabio un poco loco pero muy cuerdo que sentenciaba implacablemente, una alternativa al discurso beligerante de la izquierda, un liberal en el sentido más fuerte del término. Me despertaba con sus enérgicas y entretenidas arengas.

Fue al poco de escuchar su radio que, a través de ella, recibí el primer bombazo informativo. Sé que no se puede hablar por móvil en el coche, pero en ese momento las reglas de una vida convencional habían desaparecido, y mi mujer iba en un tren que se dirigía hacia la muerte, un tren destino Atocha. Lo que luego supe, pasado el toro, es que iba en sentido contrario.

-"¿Estás bien?".

-"Si. Nos tienen aquí parados. ¿Qué ha pasado?".

-"¡Bájate!...¡Bájate inmediatamente del tren!....¡¡están poniendo bombas en trenes!!!".

-"¿Qué?....¿qué dices?....si, un señor lo está diciendo....en Atocha".

-"¡Bájate y ya hablaremos".

Colgué.
Estaba temiendo que en cualquier momento una bomba la reventase. No sé cuanto tiempo pasó. Volví a llamar. Comunicaba. Volví a llamar una y otra vez hasta que lo cogió.
-"¿Has bajado ya?".
-"No. Me ha llamado mi hermana para ver si estaba bien. El revisor nos lo ha contado. Dice que ahora nos bajaremos todos e iremos a Madrid en autobuses".
-"Vale, pero rápido".
En ese momento dijeron algo de Santa Eugenia. Mi atención se focalizó completamente en la radio. No creo ni que viese la carretera, pero gracias a Dios no me choqué con nadie. Llamé desesperadamente al móvil de mi hermana. No lo cogía. Lo intenté un par de veces y después decidí llamarle al fijo. Aún estaba en casa y no sabía nada. Mostró una aterrorizada incredulidad. Respiré hondo y solté un suspiro.
"¿Quién más? ¿Quién más?".....
En el trabajo, con ojos llorosos, contaba a mis compañeros lo que había pasado. No reaccionaban, parecían indiferentes, seguían trabajando. Igual pasó en el 11-S. Yo no podía trabajar. Me puse Internet y entré en la página de El Mundo. "Al menos 25 muertos....". Cada dos por tres actualizaba y subía el número en el titular: "50, 75, 110,.....". Entré en los foros de Terra, en los que por entonces escribía algunas cosillas, y encontré una conversación abierta con la pregunta que yo me estaba haciendo en ese momento: "¿Y si ha sido Al Qaeda?". Después de todo Ben Laden nos amenazó. Era una matanza anunciada. Mi intuición –entonces no lo intuía- era fatal. No sabía lo que iba a significar. No tenía ni idea. Pero en torno a ello iban a girar las convulsiones de los siguientes días. Tampoco sabía aún nada de lo que vendría después en relación con ETA y los confidentes. Estaba aturdido por una potente explosión social y mediática. Estaba rodeado de cadáveres, a cuya montaña algunos querían añadir uno político, aprovechando la coyuntura, antes de que se retirase vivo.
Me pareció en todo momento que Acebes informaba puntualmente. No tuve sensación de desinformación alguna por parte del Gobierno, si bien es cierto que se aferraron a ETA como a un clavo ardiendo desprendido de alguna de las explosiones. Hubo una de las comparecencias en la que por fin dijo lo que yo quería oír, si bien dubitativo y sin decirlo claramente: "Aunque ETA es el principal sospechoso.....estamos siguiendo otras líneas de investigación". Y aquello culminó en Sábado por la tarde. Justo a tiempo para que saliesen a la calle esos pocos españoles que se creen el pueblo, o el pueblo elegido por el Dios laico del socialismo. Entre ellos puede que hubiera algún despistado, al que disculpo, que creyese que toda esa pantomima montada también con móviles era de verdad. Pude ver en Telecinco una última hora con una muchedumbre –pequeña- congregada en la puerta de Génova. Entonces salió Rajoy y después salió el mentiroso Rubalcaba, para decir la última palabra, y la primera mentira de su nueva etapa en el poder: "España merece un Gobierno que no mienta".
Creo que fue el miedo lo que hizo votar a tanta gente como lo hizo. A la cuota de los de siempre, que no cambian el voto ni aunque les metan en el Gulag, se sumaron los indecisos cuya indecisión se había tornado en miedo. Yo voté al PP. Y lo hice porque veía a la oposición todavía inmadura –no imaginaba cuanto- y porque creía que uno no podía cambiar su voto por un atentado. Aunque entonces creyese –como creía quizá ingenuamente- que había sido Al Qaeda, pensé que precisamente por eso había que dar apoyo al Gobierno, al único Gobierno no anglosajón de esta Europa postmoderna, que había intentado combatirla desde una Alianza Trasatlántica y no mediante una fofa y ñoña Alianza de Civilizaciones, que había intentado volver a Roma y abandonar el relativismo multiculturalista. "Aunque me maten a mi la semana que viene, aunque maten a mi mujer, no puedo votar a los liberticidas y a los demagogos mentirosos de los sociatas. Sencillamente NO PUEDO". Y no puedo votar en blanco o no votar después de lo que ha ocurrido. "Prefiero morir de pie a vivir de rodillas". Curiosa frase tomada del sucio Che, que quería poner de rodillas a toda Latinoamérica.
Cuando me enteré de la victoria del PSOE apagué la tele. Habíamos perdido...todos.
¿Quién era ese cenutrio con sonrisa de joker que iba a ocupar nuestra presidencia?. Un perfecto don nadie con mirada vacía que había llegado a ocupar un puesto vacante por la corrupción y la incompetencia, por la total falta de credibilidad de quienes le precedieron. Haría valer que la izquierda es siniestra. Pido perdón a los zurdos –entre los que me encuentro, pero así es el lenguaje milenario asentado en los prejuicios.
No dije nada de la Manifestación. Nunca voy a manifestaciones. Aquella vez no fue una excepción. Prefiero manifestarme de otras maneras que no me produzcan agorafobia (juro que no estoy chiflado....todavía). En cuanto al lema, lo apoyo. Nuestra Constitución no es un arma contra ETA, es una defensa de nuestros derechos que hemos elegido. En el mundo de hoy tenemos que elegir cada día la libertad, pero para ello necesitamos una norma marco que la garantice, sea esta una ley o una costumbre.
Gracias a Chesk por enviarme este meme tan comprometedor. Creo que he mostrado en él mi fragilidad de esos días. Aquello me tuvo bastante deprimido y asustado, he de confesarlo. Pero ¿quién se cree tan fuerte como para pasar por encima de 192 cadáveres, aunque sea sólo de pensamiento, o, incluso utilizarlos como irrelevantes figurantes de su comedia política?. Esas preguntas quizá algún día tengan su respuesta definitiva. Espero sinceramente que así sea. No tengo nada claro que esté ya dada, como algunos mantienen. Aunque algunas cosas se han ido perfilando. Una de ellas, por supuesto, que España no merece ESTE Gobierno.
Si olvidé algo es porque mi memoria es selectiva, y, desafortunadamente, débil. A pesar de la fuerte impresión que todo suceso de gran importancia y traumatismo crea en la mente, lo normal es que solo quede indeleblemente grabado lo que en el momento nos afecto más en términos de supervivencia. Aún sigo llamando a mi mujer y a mi hermana y actualizando la página de El Mundo. Murieron 192 desconocidos. Podía haber sido cualquiera. Podías haber sido tú. Podía haber sido yo.
Se lo reenvío a Ijon Tichy, a Rakras y al Cerrajero.

18 comentarios:

Carlos Paredes Levi dijo...

Supongo que, en esos momentos tan traumáticos, es donde uno se hace verdaderamente consciente de la fragilidad de la vida humana. Por fortuna, no he tenido que verme en situación semejante y deseo no tener que hacerlo nunca.
Con respecto al resto, quisiera apuntar lo siguiente:
- las elecciones tendrían que haberse aplazado.
- no acudo a manifestaciones porque no me gusta compartir mi individualidad.
- el miedo y la falta de criterio se manifestaron en toda su miseria para cambiar la intención de voto de muchos miles de españoles.
- algunos infelices siguen creyendo que las bombas fueron una represalia por la participación española en la guerra de Irak. Bendita inocencia.
- el gobierno no quiere desenmarañar la oscura trama por miedo a encontrarse con perniciosas, para sus intereses, verdades.
- la división entre los mayoritarios partidos políticos del país está llevando a la adopción de perversas conductas por parte de líderes y paniaguados del sistema.
- Europa se está convirtiendo en un continente cada día más cobarde, abúlico y ciego. Los nuevos bárbaros nos pasarán por encima sin ninguna piedad.
etc., etc., etc.

Germánico dijo...

Sólo puedo decir: SI a todo. Hasta los etcéteras....

pietrapómez dijo...

Joder, macho...mis impresiones personales sobre este post prefiero dártelas en persona cuando nos volvamos a ver (¿en alguna boda? jejeje).
A mí el 11 de marzo se me quedó un amigo en el camino. Era mecánico de ascensores y parleño, interesado profundamente en la filosofía (incluso se vino a un congreso en Lisboa) y un buen chaval.
En cuanto a los efectos devastadores del uso político de este atentado...vergonzoso. Especialmente por parte de Acebes y de Rubalcaba. En esa comedia participaron todos, no sólo los que sacaron provecho y ganaron las elecciones.
Yo tampoco me manifesté, me parecía seguir el juego de los que manejan los hilos. La muchedumbre me produce una especie de "fuera de mí" entre tanta gente.
Recuerdo que dependiendo del medio de comunicación que eligiese, la información era radicalmente distinta. Mientras en Telemandril se trataba de una conspiración del SOE y ETA, en la Ser se dedicaban a insultar al gobierno que, personalmente, no creo que dispusiera de más información que la que puntualmente nos fué ofreciendo.
En fin, Germánico, puedo suponer tu estrés por intentar comunicarte con tu mujer y no lograrlo (a mí también me pasó), pero recuerdo con especial amargura aquella frase robótica: "Por sobrecarga en la red, rogamos vuelva a marcar transcurridos unos minutos".
Desquiciante, ese día.
Buen tema.
Sólo discrepo contigo en Federico...puaaaaj...me pone enferma su estilo

Germánico dijo...

Federico despierta grandes filias y grandes fobias, pero lo que es seguro es que DESPIERTA. Yo procuro ser ecuánime, aunque no siempre (o rara vez) lo consiga.

Lamento lo de tu amigo. No lo sabía.

pietrapómez dijo...

Germánico, acabo de leer el anterior post (genial, como siempre) y te he dejado un comentario...mierda, siempre llego tarde!

Ijon Tichy dijo...

Acuso recibo. Me pondré en cuanto que tenga un ratillo.

Yo también lo pasé mal (ya contaré), tampoco me manifesté (nunca lo hago) ...y tuve ocasión de indignarme con las manipulaciones y con los intentos de manipulación.

Chesk dijo...

Gracias por hacerlo, Germánico. :)

Me ha impresionado la primera parte, en la que casi te matas con el coche haciendo llamadas telefónicas. Esa impotencia, en la que empieza a dar todo igual, es difícil describirla con palabras.

Un abrazo.

rakras dijo...

Uhm, gracias, lo rellenaré...mentiría si digo que no lo tenía ya pensado, aunque el tema no me tocó tan de lejos ni mucho menos.

Respecto a la parte política, a mí lo que me preocupa es que ahora mismo ETA sabe que si quiere fastidiar a Zapatero, le basta con poner una bomba la semana de las elecciones. Unos cuántos millones de españoles aceptaron la lógica de las bombas, y esa irresponsabilidad se puede llevar a bastantes vidas por delante, además de la dignidad de todos nosotros a ojos del exterior.

Juan Pablo dijo...

Con los atentados terroristas muere gente.
"El problema es de la humanidad toda".
Fué un comentario que dejó Yasir Arafat en una visita a la Argentina, acerca de los atentados a la mutual judía en nuestro país.

Germánico dijo...

Arafat tenía más dobleces que un engendro de papiroflexia. Mataba (o mandaba o dejaba matar) alegremente y luego se presentaba en la ONU como líder pacifista. Y eso por no hablar de lo que robó....Pero bueno, aunque sea una frase hueca en su boca, es cierto que el terrorismo es un problema de toda la humanidad.

A ver que nos decís Rakras e Ijon. La línea que va del origen de este meme a su final podría presentar un caleidoscopio de perspectivas.

La verdad, Chesk, es que en esos momentos uno ni piensa, en el sentido usual del término, solo actúa.

Juan Pablo dijo...

Si, tal cual. Te lo puse por lo paradójico del caso.
Un abrazo.

Peggy dijo...

Muy buen post germanico , muchos sufrimos tambien la incertidumbre de personas cercanas en atocha :)Madrid ese dia fue un caos de muerte

Germánico dijo...

Arafat, gran defensor de los derechos humanos...me acuerdo cómo le honraban en la SER cuando palmó. Parecía que había muerto un Santo.

Peggy,

En mi caso gracias a Dios todo quedó en un susto.

Carlos Paredes Levi dijo...

Cierto, Germánico, yo aún recuerdo cómo a Gemma Nierga casi se le saltaban las lágrimas al recordar la figura de ese paladín de la paz y la concordia. A fin de cuentas sólo fue el inventor de los secuestros de aviones, de los kamikazes y los asaltos a guarderías (recuérdese Maalot, donde una docena de niños israelíes fueron acribillados a sangre fría). Otro dato que indica la pleitesía y filia de la cobarde Europa por esta basura humana, fue cómo se silencio su fallecimiento a causa del SIDA.

Germánico dijo...

Tiene mucho sentido hablar de Arafat en esta conversación. Gente como él es la que hace posibles tragedias como la del 11-M.

Y ZP se puso la bufanda palestina en un mitin. Todo un mensaje, todo un símbolo del lado del que está. La Alianza de Civilizaciones es la connivencia con los nuevos bárbaros, y, por tanto, en esencia, el Partido de la Decadencia y contrario a la Civilización. Una muestra más de cómo la izquierda más reaccionaria usa el lenguaje para decir representar y defender lo contrario de lo que verdaderamente representa y defiende.

Oh, no más 11-M.....¡seamos amigos de sus perpretadores o de todo aquel que pudiera perpetralo!. ¡Seamos sus cómplices y llamemos a eso diálogo!. ¡Pongámonos de rodillas y llamémoslo talante!.

Eso, traducido, significa: el terror es el motor del mundo, lo aceptamos, lo disculpamos, y si es preciso....¡lo practicamos!.

Juan Pablo dijo...

Muy buen comment. Creo que tenés suficiente como para un post exclusivo.
Carlos, no sabía lo del sida...

pietrapómez dijo...

Ni yo

Germánico dijo...

Yo tampoco sabía lo del SIDAZO de Arafat.

Si alguien se lo pegó debió ser por la erótica del poder, porque el menda era un sapo repulsivo.