lunes, mayo 14, 2007

Orígenes


El otro día asistí al cruento espectáculo de una horda descuartizando a un niño. La madre miraba con ojos aterrorizados y se agitaba, pero estaba atada a un poste y no podía moverse. Poco tiempo más duró su sufrimiento, pues la lapidaron acto seguido. La mujer no había cumplido la norma social por cumplir la biológica. La prohibición es expresa, casi todos la acatan, y quienes no lo hacen sufren el castigo prescrito, “quien da vida la pierde”, pues esa era también la ley de la naturaleza. En nuestro planeta (Filexia) no podemos reproducirnos. Las colonias del centro galáctico están en expansión y aceptan parejas reproductoras. El problema de estos emplazamientos es su pobreza y peligrosidad: casi todos mueren en ellos. Recuerdan a nuestro mundo primitivo, en la que los accidentes eran la norma y la seguridad la excepción. Aquí en Filexia hay muy pocas muertes y ningún nacimiento (no al menos en las estadísticas oficiales).
Desde que se descubrió la proteína telomerométrica (completamente sintética) y se pudo replicar en laboratorio no envejecemos, y las únicas muertes se deben a situaciones muy especiales. Quienes descubrieron la fuente de la eterna juventud no comprendieron que el flujo necesitaba una salida, o se produciría un desbordamiento fatal. Si apenas morimos y seguimos trayendo hijos a Filexia llega un momento en que los finitos recursos –entre ellos el espacio- terminan por agotarse. El temor a esto es justificado. La energía dejó de ser un problema con la generación de energía nuclear autorregulada, y los viajes espaciales comenzaron a ser factibles al establecer Masterbauch la nueva formulación de la teoría de la materia universal. Pero nuestra necesidad fatal nos hacía tener más y más hijos. Entonces empezaron los enfrentamientos políticos, con un partido natalista y un partido finalista (así se llamaban), que optaban al Gobierno Mundial. Hubo algunos enfrentamientos dispersos al ganar los finalistas, que se disponían a la esterilización masiva. Pero la polémica se había atenuado bastante poco antes de la victoria finalista porque los natalistas tenían una nueva carta, gracias al descubrimiento de la cadena Pandial. Dicha cadena debía su nombre a una diosa de los Revilios, Pandial, pero especialmente a un científico corcés del período 56 desde la Constitución, Field Restrick, que vislumbró por primera vez –si bien vagamente- la capacidad de los planetas para generar vida y mantenerla estable a partir del control por quimioleptación de los elementos clave. Claro que Restrick no podía ni imaginar en qué consistía en detalle la quimioleptación, pero la intuyó.

La cadena Pandial es un conjunto de 5 planetas que giran sincrónicamente y en una misma órbita en torno a una única estrella, bautizada como Rum (cómo no, como el dios de los Revilios) que está en el centro de nuestra galaxia. Dicha cadena tiene la peculiaridad de ser toda ella biológica, con una biología compatible con la nuestra (nada que ver con la sorprendente biología del silicio). Se podía llegar a ella en apenas unos meses, y enormes flotas de “hombres libres” (como se autodenominaban, pensando en los primeros colonos corceses) salieron a colonizarlas, con el deseo de llevar una vida como la que llevaron nuestros mortales ancestros.

Haber encontrado la cadena Pandial fue una suerte, un regalo de azar. No era posible convertir nuestros planetas cercanos en planetas vivos a tiempo. Ya habíamos establecido en ellos bases, pero su capacidad de albergar vida era limitada, y la generación de un Pandial requería millones de años de evolución. Ya habíamos plantado los quimiolépticos y distribuido elementos esenciales. Pero teníamos que esperar y, pese a disponer de tiempo, no disponíamos de la paciencia necesaria para postergar a un futuro muy lejano la creación de vida humana nueva....vida propia.

No quiero ir a la cadena Pandial. Mis amigos de allí –los que quedan- dicen que es muy difícil salir adelante. Me animan a ir, pese a todo. Yo voté por los natalistas, y estoy bajo vigilancia vecinal. Siento su corazoncito latiendo. No sé cómo escapó a la esterilización. Son muy pocos quienes lo consiguen. Igual que algunos mueren pese a la proteína telomerométrica por algún incomprensible ataque (poquísimos, pero al menos 2 por década), también algunos niños nacen pese a los nanoesterilizadores. Aquella mujer lapidada quiso seguir adelante al sentir el latido. Es un sonido suave y rítmico, una vibración dulce. No entiendo cómo no he ido a comunicarlo al comité vecinal. Tendría que haberlo hecho hace semanas, la primera vez que lo noté. Estoy asustada y preocupada, temo por mi vida, pero ese latido....ese latido me domina. Marc no sabe nada. Lo he mantenido en secreto todo este tiempo. De todas formas ya no convivimos, sólo nos vemos a veces. La familia está desapareciendo en nuestro planeta, ha dejado de tener sentido. Nos aburrimos unos de otros y el sexo sin procreación es un entretenimiento más, vacío de contenido. Algunos han pedido un implante para eliminar la libido por completo. Con el tiempo todos lo pedirán, supongo. Pero aún estamos al principio del principio. Hemos dominado la naturaleza, y, al hacerlo, nos hemos desnaturalizado. Quien se deprime ante la perspectiva toma Lugol y vuelve a tener el ánimo tranquilo. Casi todos nos dedicamos a la ciencia, a investigar. Todo lo demás es cosa de los robots. Pero trabajamos, pudiendo no hacerlo, porque no hay nada más que hacer, aparte de empalagosos juegos virtuales. Seguimos construyendo un futuro que reposa en la eternidad, pero todo es cada vez más mental y menos físico.

El corazoncito sigue latiendo. Quizá deba marchar a la cadena Pandial. Allí no pudieron llevar más que lo imprescindible. Todo lo demás han de hacerlo con sus manos. No es nada idílico, pero los que sobrevivan a los primeros estadios de civilización podrán vivir muchos millones de años hasta que Rum se apague, y para entonces es muy probable que hayan encontrado algún otro lugar al que ir. Claro que en algún momento tendrán que esterilizar. Quizá deba marchar a Pandial. Si no lo hago descuartizarán a mi bebé y luego me lapidarán.

Somos 20.000 millones de humanos, tras la salida de los natalistas “libres”. A 100 muertos por década se puede fácilmente calcular cuando volveríamos a ser pocos. Todo el que quiera volver al estado de naturaleza tiene la puerta abierta.

Los más radicales natalistas han optado por Turtak (en honor al dios de la guerra de los Carpidos). Turtak es un experimento curioso. Se encuentra en la periferia de la galaxia, en un brazo de su espiral. El planeta está ya muy evolucionado. El caso es que tiene incluso unos seres muy parecidos a nosotros, humanoides. Son seres a punto de extinguirse por circunstancias climáticas adversas. De todos los que forman su rama evolutiva son los únicos con posibilidades de llegar a ser plenamente autoconscientes y de desarrollar una civilización tecnológica. Se ha hecho un estudio de alguno de ellos, genética, inmunología, fisiología, neurología....etc etc. Los datos obtenidos son asombrosos. Los radicales natalistas tienen una base permanente allí y siguen la etología de estos animales. Algunos están convencidos de que podemos ayudarles a superar su peligrosa situación e implantarles algunos genes importantes para el desarrollo ágil y correcto de sus capacidades cognitivas. Pero otros aún más radicales han ido mucho más allá. Pretenden crear un “hombre nuevo” a partir de esa materia prima mezclándola con la nuestra. Su propuesta es verdaderamente increíble. Proponen concebir hijos en el satélite Greybil, desde el que observan el planeta (o bien llevar a las embarazadas con menos de 8 meses a él), y luego bajar a Turtak e introducirlos en el útero de las hembras humanoides por los métodos de asepsia inoculatoria. Ayer hablé con uno de ellos, Naldian, buen amigo al que confesé mi situación. Mientras le hablaba sentía el latido dentro de mi, persistente, vital. Naldian me dijo que aún estaba a tiempo.

Mi hijo nacería en un mundo hostil, pero jamás sabría sus orígenes. Esa realidad horrenda sería su realidad. Sería el precursor, la infancia, de una nueva humanidad, junto con otros 3000 que pensaban implantar. Viviría y moriría en la precariedad, pero nunca sufriría el desasosiego de nuestra especie decadente, pues nunca verían más allá de sus circunstancias limitadas, hostiles pero llenas de posibilidades por descubrir. Con su inteligencia saldrían adelante, se librarían de la competencia de otros animales de nuestra “familia” y crearían una civilización. Vivirían y morirían como nosotros al principio de los tiempos. Y quizá algún día alguien de entre ellos escribiría una carta como esta, y el ciclo comenzaría de nuevo. Ahora sabemos que nunca acabará porque hay múltiples universos y se puede viajar entre ellos. Solo es cuestión de tiempo que conozcamos todo y nos convirtamos en los dioses de la nada.
Rael, escucho tu latido. Rael, Rael..... Rael, hijo, cae, cae desde este paraíso vacío a la plenitud de la necesidad, tendrás que ganar el pan con el sudor de tu frente, sufrirás, morirás...vivirás. Yo, tu madre, te espero por siempre. Reina, hijo, reina en tu mundo de miseria.

Por si alguien entre vosotros pudiera leer esto, en el futuro, lo envío en una cápsula unitaria al espacio interestelar programado para volver con instrucciones. ¡Hijos de Rael, escuchad a vuestra madre!. Ha llegado el momento de que nos reencontremos.
-"Estracto de sucesión de mentales de Trsa Brmse Vitla, nº 4.567.223.923, grabado en la posición 9B6T54 en el período 57TYRSR567 (Ver mapa anexo introduciendo código 3325646QQQ".

-“Profesor Medawar, no se lo va a creer.....¡¡Vladimir Rajcovich ha conseguido una traducción aceptable de la ristra de números del objeto!!....¡¡¡Y cuando lo ha hecho se ha desplegado un mapa tridimensional del espacio!!!.....Profesor.....¡¡¡¡¡¡nos escribe nuestra madre!!!!!”.

17 comentarios:

Mavi dijo...

Guau German, me has dejado sin palabras.
Cuando se me ocurra algo mejor vuelvo.

Germánico dijo...

Has reaccionado igual que Rajcovich. Cuando leyó el mensaje dijo: Guau.

Germánico dijo...

Resulta inverosímil que pueda traducirse una ristra de números en un lenguaje, sobre todo si no se tienen las claves de ese lenguaje, que surgen por una evolución única, tanto del propio lenguaje como de la cultura en la que surge y la naturaleza de la que esta deriva. Harían falta ideogramas o una tabla Rosetta en la que el mismo mensaje estuviera en al menos otro lenguaje conocido, o incompleto en otros dos o tres.

Rajcovich descubrió que pasando un láser por los números agrupados estos arrojaban una imagen, en algunos casos una película. Eran ideogramas. Las palabras que reflejaban conceptos complejos fueron las más difíciles de descifrar, pero se podían deducir. Por otra parte la gramática universal de los seres humanos contribuyó la inteligibilidad del mensaje.

ladydark dijo...

Germánico fantástico relato y no sólo por su fantasia, que la tiene aunque con visos de realidad sino tambíen por su elaboración. Me ha gustado una barbaridad y me he quedado pegada a la pantalla, pensando... Oye, que muy buena literatura, bravo.

Carlos Paredes Leví dijo...

y qué puedo añadir yo? Excelente.

PD: ya pude abrir los archivos: muy bueno el chiste y las fotos.Gracias.

Germánico dijo...

Gracias a ambos.

Mi imaginación se fue volando muy lejos en el tiempo y en el espacio, pero en realidad no fue muy lejos. El ser humano es igual en todo tiempo y lugar....

Ijon Tichy dijo...

Muy bueno, especialmente la idea de contarlo "desde fuera".

Curiosa la alusión a Rael. De entre la miseria intelectual de las sectas, la aspiración de inmortalidad de los raelianos es como mínimo original. Siempre que uno no se lo tome demasiado en serio.

Lebeche dijo...

Hermánico: Simplemente... cojonudo y dentro de que es cienciaficción es muy creible y añadiría, que factible. Cojonudo, reitero

La Mamba dijo...

Germanico por un momento pense que estaba leyendo a Isaac Asimov.

Esta fantástico en todos los sentidos:)

Germánico dijo...

Te juro Ijon que ni había pensado en la secta de los Raelianos (conscientemente). Puse nombre inventados a todos los personajes y lugares.

He procurado hacerlo creíble, Lebeche, aunque puede que tenga algún que otro fallo por ahí. Por ejemplo lo del descifrado del mensaje lo pensé después de haberlo escrito y lo maticé en el comentario que hice al respecto.

Mamba,

Si es cierto que tuviste el espejismo Asimov confío en poder suscitartelo en futuras ocasiones.

La Mamba dijo...

Germanico eso espero porque me gusta bastante. Y tus escritos también. ¿Para cuando la novela?

Germánico dijo...

Si surge surgirá como han surgido estos relatos. Ni me planteo escribirla, pero quizá algún día me sienta impulsado a hacerlo por un arrebato impremeditado.

Germánico dijo...

Me halaga que pienses en mi como potencial/posible novelista....

Ijon Tichy dijo...

Jaja, oye pues quedó que ni pintado (lo de Rael).

Germánico dijo...

Es un lapsus freudiano cuya interpretación habrá que dejar a un psicoanalista virtual...o bien pura casualidad.

La Mamba dijo...

Germanico creo que en tí poco hay de casual. No seas modesto.

Germánico dijo...

Modesto no, casual.