viernes, septiembre 29, 2006

Simbolismo Onírico

Desde que leí a Freud, mucho antes de conocer las neurociencias, hasta hoy, que empiezo a conocer algo de ellas, he mirado siempre por la ventana de los sueños buscando respuestas a interrogantes fundamentales. Soy, podría decirse, con todos los "peros" que mi escepticismo formule, un firme creyente en la significación profunda de los sueños.

Cuanto más analizo mis ensoñaciones más firmemente convencido estoy de que encierran una verdad insondable. Tras el escudo espejado de los símbolos y las metáforas oníricas se oculta un mensaje que mi mente inconsciente transmite secretamente de un lado a otro de su Universo, y que mi mente consciente solamente puede interpretar, dentro de sus limitados parámetros, a partir de los fogonazos de luz colorida que se desprenden del movimiento de la sutil información arcana.

La idea de arquetipo, presentada por Jung, me impresiona y me convence con más fuerza que todas las especulaciones estériles de Freud acerca de la sexualidad. Nunca una sexualidad fue más estéril, y ello a pesar de la importancia central de la sexualidad en nuestras vidas, que sería estúpido pasar por alto. Frente a la sexualidad como centro absoluto, una serie de universales insoslayablemente omnipresentes, de iconos de nuestra naturaleza figurativa, son las piezas del puzzle abstracto y pluridimensional que nuestra imaginación inconsciente diseña en los sueños, los elementos que mezclamos y combinamos en el Collage creativo de nuestras latencias.

Y digo yo: ¿Estaré soñando?.

Las coincidencias no son tales. Permanentemente están sucediendo cosas que nos parecen maravillosamente casuales. ¡Que casualidad, he visto a Pepe en Jamaica!.

Y sin embargo, pese a que la probabilidad de ver a Pepe en Jamaica (por otro lado una probabilidad incalculable) es del orden de 1 entre 1 millón, no lo es la probabilidad de encontrar a alguno de los numerosos conocidos con los que nos resultaría sorprendente coincidir en dicho lugar (o cualquier otro que nos parezca exótico por eso de no ser el nuestro).

Todo ese simbolismo onírico podría no ser otra cosa que un conjunto de felices coincidencias semióticas, una red de arquetipos que, combinados aleatoriamente, dan lugar a paradójicos significados. La red que hace de sustrato neurobiológico, la red talamo-cortical, está activada de una manera aleatoria. Neuronas del tálamo disparan sin orden aparente hacia sus objetivos en la corteza. Pero si es un puro caos, ¿cómo es posible que nuestros sueños tengan sentido, o parezcan tenerlo?. En algún momento del proceso la mente ordena imágenes, intenta organizar sensaciones internas para dotarlas de significado.

Pienso en esos experimentos realizados por Sperry y Gazzaniga con personas que tenían el cerebro dividido. Les presentaban estímulos de forma tal que solamente uno de los lados del cerebro pudiera percibirlos. Cuando el lado derecho del cerebro llevaba a cabo una acción, instigado por un estimulo presentado, el lado izquierdo, generalmente asociado al lenguaje y al pensamiento conceptual, daba una explicación verbal de dicha acción que no tenía nada que ver con la verdadera razón de la misma.

Es decir: nuestro cerebro parlante inventa las razones por las cuales hacemos las cosas si no las encuentra a mano.

Así, en los sueños, podría darse algo parecido. Trataríamos de dar un sentido, una coherencia, en la corteza, a lo que no son más que descargas aleatorias que llegan a ella desde el tálamo.

Aunque también podría suceder algo totalmente distinto. Pudiera ser que nuestra capacidad de imaginar situaciones hipotéticas, anticipando con ello posibles consecuencias de nuestras acciones, desarrollada en la evolución, tuviera en el sueño su expresión más sutil. Pudiera ser, digo, que en los sueños no solo recuperásemos energías, sino que además jugásemos con la imaginación y creásemos una serie de situaciones en el teatro de nuestra mente, muchas susceptibles de suceder, otras inverosímiles o imposibles, para afinar nuestras respuestas a posibles contingencias.

Y dado el alto contenido emocional de sueño, pudiera ser que el ajuste se realizase, principalmente, en el nivel de las emociones y el trato social.

8 comentarios:

Dacebedos dijo...

Ser un firme creyente de algo basado en: "coincidencias", " cosas que parecen casuales", "probabilidad", "manera aleatoria", "podria darse", y sobre todo "podria ser, podria ser" parece bastante arriesgado, tipo loteria. En cualquier caso siempre será de valientes, inquietos e inconformes.

Germánico dijo...

La investigación de los sueños está aún en pañales. Así que es inevitable aventurar hipótesis, por muy descabelladas que sean. La valentía que de ello se derive es directamente proporcional a la ignorancia.

Aunque realmente es un asunto inquietante. Digamos que uno no puede "dormirse" estudiándolo, aunque de seguro es lo único que puede estudiarse también durante el sueño.

No podemos conformarnos con Freud, ni siquiera con Jung. La neurociencia traerá pronto si no las respuestas, si al menos nuevas e interesantes preguntas, y estas se formularán sobre el fin de viejos mitos. Uno de los terrenos más fértiles para los mitos es el de los sueños.

Cuando se habla de coincidencias, cosas que parecen casuales, probabilidad, aleatoria, etc etc....solo nos queda creer en algo o suspender el juicio. Y se puede decir que lo que la ciencia hace, casi siempre, es, contrariamente a lo que nos dice la intuición, creer en algo. De ahí la propuesta de Popper sobre la validación permanente de las teorías.

Peggy dijo...

Los mitos , los arquetipos , forman parte del subsconsciente , tanto social , el que interpreto brillantemente Jung , como el individual , el que intento ecudriñar freud atraves de los sueños.

No olvidemos , que arquetipos y lenguaje , son esquemas de simbolos , relaciones de significantes y significado , y en este campo entran las elucubraciones cientificas ,con la funcion de desvelar el citado binomio .

Los sueños , tiene su funcion biologica , los animales tambien sueñan , es como si el computador cerebral necesitara formatear su disco duro , reciclar las acciones vividas .

Y nosotros los homo sapiens que necesitamos explicarlo todo , queremos revelar , asociar arquetipos de significado cultural en esta funcion biologica , bien, es posible , parte de la personalidad individual del que sueña , se refleja en ellos , y para los fines de las neurociencias podrian ser utiles, alteraciones del comportamiento ...etc.

Los arquetipos sociales , reflejados , en iconos religiosos y culturales, tambien son una simbologia, pero de una cultura , con parametros de tiempo y lugar determinados , no obstante ,por universales y comunes a la accion humana se repiten diacronicamente.

La verdadera funcion biologica , de los sueños y los arquetipos sociales , se me escapa , quizas sean mecanismo necesario para la subsistencia y la evolucion, me inclino a pensar como tu , en posibles ensayos de situaciones futuras , unido a la necesaria comprension de acontecimientos acaecidos ,todo enfocado a obviar errores y sobrevivir .

En los arquetipos sociales , casi seria lo mismo, no se olvide que la cultura es una forma de adaptacion extrasomatica .


perdon por la extension , pero el tema me gusta y tu comentario es bueno ...:) kiss

Germánico dijo...

Cuando se habla de inconsciente (o subconsciente) social yo pienso simplemente en la herencia común, ciertos pensamientos, sentimientos e ideas recurrentes que afloran en nosotros debido a la conformación de nuestros cerebros (llevada a a cabo por la evolución a través del cambio genético). La idea de social se derivaría, desde este punto de vista, de lo común a los individuos más que de un algo compartido.

Pero por otro lado, y para tocar un poco el entorno en el debate naturaleza/entorno debo decir que a mi cada día me resulta más arduo asumir la metáfora del computador para el cerebro. Su interacción permanente con el entorno no es que lo haga infinitamente maleable, pero sin duda que pone de manifiesto que su "programación" es algo que nada tiene que ver con los ordenadores.

Peggy dijo...

si claro , el subconsciente social,y la cultura en general tambien es fruto de la evolucion , pero te has planteado su funcion en ella ? , no podria ser algo necesario para superar el medio ...:)
te pongo un ejemplo en el neolitico , el comienzo del cultivo de la tierra por parte del hombre , que no deja de ser una practica cultural , influyo geneticamente en el adn , de las plantas y los animales ...kiss:)
dacebedos , te voy a poner falta que no escribes en mi blog ...otro kiss:)

Germánico dijo...

Si, estoy de acuerdo en tu visión de la cultura como una forma de adaptación extrasomática. Aunque como toda adaptación responde a unas determinadas condiciones que con el tiempo se pueden ver alteradas. De ahí que haya tantas manifestaciones culturales que parecen no responder al medio. Es lo que los antropólogos denominan survivals, es decir: costumbres cuya razón de ser hace tiempo que se perdió y que pese a todo se repiten y perduran.

Germánico dijo...

Todo sea dicho, esos survivals nos los podemos permitir porque la cultura en su conjunto está razonablemente adaptada al medio. Son extravagancias, pequeños lastres, como la cola del Pavo Real.

kathy dijo...

Hola!
esoy haciendo u n trabajo importante
soy de barcelona! gracias por la informacion que habeis dejado aqui!
y aver si puedo recibir un poco de ayuda por parte vuestra!
espero no molestar =D
k.a.t.h.e.r.i.n.n.e@hotmail.com
mi direccion por siacaso!
un besO